Entrevista sobre las primarias argentinas con Leandro Querido, Director de Transparencia Electoral

Este domingo 13 de Agosto, la República Argentina celebrará por tercera ocasión sus Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO). Modelo establecido mediante la Ley 26.571 del año 2009 llamada “Ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral” la cual obliga a los partidos políticos a celebrar elecciones internas para la definición de sus candidaturas a posiciones electivas. Esta será la cuarta ocasión desde el año 2011 que se llevan a cabo estas primarias y tienen como principales contendores a la ex Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner quien se presenta como cabeza de lista por la coalición “Unidad Ciudadana” en la provincia de Buenos Aires como Senadora y el Ministro de Educación, Esteban Bullrich que compite por la alianza oficialista de nombre “Cambiemos”. En el contexto del debate nacional sobre qué modelo de primarias establecer en la eventual Ley de Partidos dominicana, desde CAPP, damos continuidad a nuestros estudios sobre distintos modelos en la región por lo que conversamos desde Argentina con el Licenciado Leandro Querido, Director de la ONG Transparencia Electoral.

CAPP: ¿Cuál es el contexto político que lleva a la aprobación de esta ley?

Leandro Querido: Esto viene luego del reclamo ciudadano por la falta de herramientas para la participación efectiva. En nuestro ordenamiento jurídico actual, no se permiten las candidaturas independientes así que son los partidos los que tienen la potestad de presentar candidatos en una elección y eso llevó a debate sobre cómo mejorar el sistema de nominación. Cuando a eso le sumamos que posterior a la crisis de 2001 ha existido una seria falta de legitimidad de los actores políticos ante la población, esto se vio como una manera de involucrar más al votante en el proceso interno de estos. Entre los problemas, teníamos el hecho de que no había mucha confianza en el padrón de las organizaciones y se vio que estos se encontraban muy abultados. En la actualidad, cada vez son menos las personas que se afilian a los partidos políticos mientras que el número de personas desafiliándose es mayor.

Ahora bien, las PASO no han tenido el efecto deseado pues los partidos encontraron un atajo que ha sido el de pactar las candidaturas previo a las primarias por lo que no se da la competencia. Por ejemplo, vemos como la ex Presidenta, Cristina Fernandez de Kirchner, que se había presentado tradicionalmente dentro del Frente para la Victoria que incluía partidos como el Justicialista, con tal de no competir a lo interno, sale del que había sido su espacio político y lanza la coalición que llama Unidad Ciudadana, dejando a un lado a otro sector, liderado por su ex Ministro Florencio Randazzo quien se presentará únicamente con el Partido Justicialista, algo que hace muchos años que no sucedía. Esto crea cierto enojo en la gente y de hecho, desde Transparencia Electoral llevamos a cabo una encuesta en la Provincia Buenos Aires que mostró al 60,8% de los encuestados con la opinión de que estas son inútiles.

Como bien dice el nombre, son primarias obligatorias, no solo para los partidos sino para la gente dado que en Argentina tenemos una tradición de voto obligatorio que se aplica para la interna. La misma encuesta mostró 58,4% de la gente cree que deberían dejar de ser obligatorias, lo cual tiene mucho sentido cuando tomamos en cuenta la ausencia de competencia que muchas veces se ve. Sin embargo, y este es un dato interesante, el 65% dijo que aún iría a votar aunque dejaran de ser obligatorias, por lo que la oposición a esta se debe en gran medida a la falta de utilidad que se ve.
CAPP: ¿Cómo se maneja el padrón de los partidos usado para estas primarias?

Leandro Querido: El ciudadano que quiera afiliarse a un partido político, va a este, solicita su incorporación y es al partido que le toca entonces validarlo en la Cámara Nacional Electoral, el organismo encargado de la administración electoral. Ya en las primarias, dado que estas son abiertas, como dice el nombre, el ciudadano independiente, de todas maneras puede votar en cualquiera de los partidos o coaliciones marcando su preferencia, como de hecho también lo puede hacer quien esté afiliado en otro partido.

CAPP: Dado el colapso que vivieron los partidos políticos posterior a la crisis de 2001 que mencionas, ¿Cómo se encuentran estos en la actualidad desde el punto de vista institucional?

Leandro Querido: Yo diría que nos encontramos en momento de recomposición. Todavía tenemos muchas partes del país que son regidas casi por el feudalismo, donde la democracia prácticamente no ha llegado y estos caciques siguen teniendo un gran peso en la política nacional, siendo desde luego muy reacios a todo tipo de renovación. Sin embargo, está el PRO del Presidente Macri que ha logrado constituirse como un partido de presencia nacional e institucional, algo muy difícil en la Argentina y ahí se está viendo una plataforma que podría trascender al mismo Macri. Está también el otro partido integrante de Cambiemos, la Unión Cívica Radical que también tiene presencia nacional, una gran estructura al ser un partido de mucha historia y que se ha ido recomponiendo tras años muy difíciles. El Partido Justicialista, el peronista, donde conviven muchos de los caudillos regionales que mencioné, también está presente en todo el país, pero vive la situación de que ahí todavía no se sabe lo que va a pasar ahora que están fuera del poder, cuál será su camino a tomar.

CAPP:
¿Qué podemos esperar de las PASO este domingo?

Leandro Querido: Hay que tomar en cuenta que esta no es una elección nacional única, sino que es un proceso que se da en 24 distritos, en algunos de ellos de manera muy diferente. Así como no hay competencia en algunos, hay otros donde sí se está compitiendo a lo interno por posiciones importantes. Hay lugares donde Cambiemos está excelente mientras en otros no está nada bien, lo mismo pasa con el justicialismo y por ejemplo con Cristina que si bien puede tener una buena elección en la provincia de Buenos Aires, está por verse si el kirchnerismo puede sobrevivir como fuerza nacional. Recordemos que estas elecciones también definen quien tiene derecho a participar en las del 22 de Octubre, pues solo los partidos o coaliciones que superen el 1,5% estarán habilitados para ese proceso. Una cantidad de votos que no resulta restrictiva.

2015 fue un proceso muy difícil, en el que hubo muchas acusaciones de fraude que motivaron a un gran debate sobre reforma electoral que finalmente no se dio así que vamos a las PASO con las mismas condiciones de hace dos años.

Hay algunas voces desde el gobierno que han llamado a examinar las PASO por todas las situaciones descritas aunque de hecho, Macri es Macri, es decir, Presidente de la República, a través de este proceso pues mientras el Frente Para la Victoria, presentó únicamente a Daniel Scioli en 2015 sin hacer competencia, el hoy mandatario tuvo que enfrentarse a Ernesto Sanz de la Unión Cívica Radical y Elisa Carrió de la Coalición Cívica a lo interno de Cambiemos. No obstante, algo que debe ser evaluado es por ejemplo la funcionalidad de un sistema de Primarias Obligatorias en un sistema de autoritarismo competitivo. Me explico, con procesos como este que sirven de clara medición de fuerzas, ante la ausencia de contrapesos legales fuertes, podría darse que el gobernante dirija los recursos del Estado hacia los distritos donde ya sabe muy bien está rezagado de cara a la elección general.

Sobre este domingo, los ojos estarán sobre el resultado de Cristina y si queda por encima o debajo de un 40% de los votos en Buenos Aires. Una elección que supere ese umbral, será vista como un gran éxito, pero si queda por debajo de ahí, no estará muy bien y pondrá en aun mayor duda la supervivencia del kirchnerismo cuando un número de los gobernadores peronistas se muestran renuentes a un futuro en que la ex Presidenta resurja como líder de su sector.